27 de septiembre de 2020

Tiempos de escasez e inquietud

Vivimos tiempos oscuros. Es algo que vemos reflejado a diario en las noticias y en los comentarios de la gente que lo está pasando realmente mal por diversas circunstancias. Yo no soy ajeno a esto último pero aún puedo dar gracias por tener personas a mi alrededor que se preocupan por mi situación y me ayudan a salir adelante pero, claro, solo en lo más necesario. Otras cosas, como por ejemplo las aficiones, no son sustentadas y ello significa no poder disfrutar de ellas en la medida que a uno le gustaría.

En mi caso esto afecta a los videojuegos, que son lo que ocupa buena parte de mi tiempo libre (que ahora es mucho por desgracia) y, por supuesto, a cuanto con ellos tiene que ver, incluyendo este blog. Es por ello, entre otras cosas de las que ya he hablado a menudo, que se ha visto reducido el ritmo de nuevas publicaciones así como su presencia en redes sociales porque se hace difícil escribir sobre algo que no se tiene...

No sé el tiempo exacto pero puedo deciros que llevo meses sin adquirir nada, nuevo o viejo, porque no me lo puedo permitir. El último juego "nuevo" que tuve fue el aquí reseñado "The Turing Test" y pude jugarlo porque no me costó ningún dinero. Pero tampoco lo hicieron el resto de títulos que toqué durante el breve periodo en el que estuve usando gratis PS Now porque hay otro factor a tener en cuenta: soy sumamente selectivo con lo que juego y esto no es algo propiciado por la crisis actual sino que lo he sido siempre y a pesar de que, en según qué casos, acceder a una gran cantidad de material pueda ser relativamente sencillo y barato. 

No puedo por tanto hacer lo que muchos hacéis, es decir, coger un juego, terminarlo e ir a por otro de los varios que podáis tener pendientes en una lista más o menos amplia. Y no puedo no ya solo por evidentes razones de economía sino porque no me nace y así es que, desde los tiempos de los salones arcade, siempre he acabado jugando a lo mismo una y otra vez mientras llegaba ese nuevo título que se uniría a "los elegidos". Puede sonar aburrido pero era y es mi manera de entender esta afición, de vivirla y disfrutarla. 

Es normal, pienso, que mezclando todos estos ingredientes (falta de medios, de interés hacia una gran parte de lo que existe y descontento frente a la deriva actual de la industria) mi tiempo como jugador y bloguero que trata esta temática se encuentren ahora en un momento crítico cuyo futuro depende de que mi situación en general mejore lo bastante como para permitirme acceder a esos títulos que ahora solo puedo mirar desde la distancia.

Sin embargo, tampoco quiero obviar que precisamente es todo esto lo que también ha hecho que me aleje de mucha buena gente, especialmente en Twitter y Bloguers, y no porque tenga algo contra ellos sino porque no podía asimilar semejante cantidad de contenido. Por eso, antes de verme sobrepasado y cerrar todo como ya he hecho en alguna ocasión con anterioridad, he preferido hacerme a un lado y seguir mi propia senda con más calma de modo que, si alguien a quien seguía ve que ya no lo hago, que sepa que no ha sido por nada ofensivo por su parte. 

Al final todo influye, todo afecta, para bien o, como es por desgracia mi caso, para mal. Y dado que no sé cuánto tiempo más va a durar esta situación, no puedo decir que no vaya a hacer alguna cosa más de la que, tal vez, me acabe arrepintiendo después. Por ahora trataré de resistir haciendo lo que me gusta, que es jugar y escribir, lo mejor que pueda teniendo en cuenta el incierto panorama que se dibuja en el horizonte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario