25 de agosto de 2020

Sobre el declive de los salones recreativos

Hacía bastante que no escribía nada sobre los tiempos pasados que no fuera una reseña, pero un mensaje en Twitter me hizo pensar en esta posibilidad y aquí estoy, disponiéndome a comentar un tema del que se podría hablar mucho pero sobre el cuál yo me limitaré, como siempre, a decir lo que conozco en base a la experiencia personal. Ese tema es el de la caída del negocio de los salones recreativos que, si bien no han desaparecido en su totalidad gracias a algunas iniciativas "retro", están muy lejos de disfrutar de la gloria de antaño tanto por la variedad de juegos como por el número de usuarios que disfrutan actualmente de estos... 

¿Cómo eran esos salones que pudimos disfrutar durante los años 80 y 90, su periodo de máximo esplendor? Había lugares de todo tipo, que iban desde pequeños locales hasta grandes superficies. Recuerdo que, de niño, solo en mi barrio había casi media docena de estos sitios, a los que hay que sumar los que se repartían por las zonas más céntricas de la ciudad y los instalados en los centros comerciales. Con un ambiente único y especial del que hablaré otro día, fueron una actividad bastante extendida y en buena medida responsables de mi gran afición por los videojuegos. 

Sin embargo, a principios del siglo XXI la cosa comenzó a cambiar y, poco a poco, todos los recreativos fueron cerrando. Durante un tiempo muchos nos preguntamos qué podía haber pasado para llegar a esa situación, si bien no tardaríamos en hallar razones que explicaran, en parte al menos, semejante declive. Por un lado, los avances tecnológicos en el ámbito doméstico hicieron posible lo que hasta entonces solo había sido un sueño inalcanzable. En efecto, los videojuegos de consola y ordenador habían alcanzado un nivel similar y en algunos casos superior a lo que nos ofrecían las máquinas recreativas. 

Y por otro, la obcecación de las compañías por ofrecer experiencias sensoriales que fueran más allá del mero aporreo de botones hizo que el coste no solo de producir sino de mantener y, por supuesto, generar beneficios de muchos juegos arcade fuera enormemente grande, tanto que para muchos salones se convirtieron en piezas inviables que o bien permanecieron poco tiempo o ni siquiera llegaron a entrar, además de por lo ya dicho, por la inmensa cantidad de espacio que ocupaban a veces los muebles en los que venían instalados y que todavía es posible encontrar en algunos sitios, pero de eso hablaré después. 

Volviendo al principio del post, el mensaje de Twitter de esta persona venía a preguntar cómo fue posible que esto pasara aquí mientras que en Japón, cuna de los salones recreativos, estos siguen gozando de muy buena salud. Bien, no puedo dar una respuesta concreta pero es seguro que en ello influyen varios factores, entre ellos el cultural. Esa clase de juegos siempre ha estado ahí desde el día que nacieron y están tan arraigados entre la población como aquí lo pueden estar, por ejemplo, los bares. Porque no debemos olvidar que, además de un sitio de entretenimiento, son también (o así lo fueron al menos en mis tiempos mozos) un lugar de reunión en el que pasar un buen rato con los amigos compartiendo un tiempo y afición comunes que por desgracia también se acabaron perdiendo a medida que crecimos y fueron llegando otras responsabilidades. 

Lo único evidente es que todo aquello pasó y que, desde ese instante, nada volvió a ser lo mismo para los que durante tantos años habíamos disfrutado de esa forma de entretenimiento. Y así ha seguido siendo hasta que se ha llegado al momento actual, en el que ha habido un leve resurgir de los salones en parte por la apuesta de muchas compañías de crear versiones específicas de juegos tradicionalmente desarrollados para ordenador o consolas que buscan, nuevamente, ofrecer sensaciones que no son posibles en los sistemas domésticos. A la memoria me vienen ejemplos como "Halo" o "Mario Kart" entre otros, que se presentan a menudo en un mueble gigantesco como se puede apreciar en la imagen que he puesto a continuación. 

Pero estos juegos, independientemente de su calidad, no pueden ni podrán devolver jamás a los recreativos el esplendor de tiempos pasados porque continúan adoleciendo de los mismos problemas que arrastraron a dichos lugares al olvido. Cierto es que llaman la atención por tratarse en muchos casos de, como he dicho, versiones de juegos que estamos acostumbrados a tener en casa, pero su disfrute no pasa de unos pocos minutos tanto por culpa del coste por partida como por la duración de las mismas. Y así es muy difícil que se consiga hacer de estos sitios lo que fueron para quienes, como yo, tuvimos la suerte de vivir aquellos buenos tiempos... 

8 comentarios:

  1. Recuerdo esos salones y como también fueron desapareciendo al entrar el siglo XXI. Obviamente la tecnología y el internet masivo influyeron decisivamente en la desaparición de estos salones como en la desaparición también de otros negocios: Los Cybercafés o Salas de Navegación. He visto resurgir dos establecimientos icónicos en los 90 aquí en Puerto Rico y dos de sus arcades estrella son precisamente Halo y Mario Kart con sus muebles gigantescos. Lamentablemente el creo que su nueva desaparición no será tecnológica sino biológica por lo del coronavirus :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, la posibilidad de jugar en red que ya existía en ordenador y que llegó a consolas de la mano de la desaparecida Dreamcast atrajo a mucha gente, y en ello se basó el éxito de los "cibers", que es como los conocíamos por aquí, sobre todo por el hecho de que ofrecían una conexión a mayor velocidad (aquellos lejanos tiempos del RDSI)...

      Ahora vuelven a florecer pero ni de lejos con la misma fuerza de antaño. Ya veremos qué los mata primero, si la economía, la tecnología o, como dices, el dichoso virus que no se quiere ir. Gracias, como siempre, Güevonadas por pasarte y comentar. Saludos.

      Eliminar
  2. Yo viví la época de los salones recreativos a mitades y finales / principios de los 2000, donde convivían viejas glorias arcade con lo más puntero en 3D. Es verdad que con la aparición de las consolas de 32 bits y sobre todo las de 128 bits los salones arcade empezaron su decadencia porque ya tenías una calidad como mínimo igual en casa que en el salón recreativo y encima sin pagar créditos. Buen post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno de quienes vivimos el apogeo de los recreativos pensamos nunca que llegarían a desaparecer. A lo sumo que convivirían y que, a medida que avanzaba uno, lo haría el otro pero lo doméstico iba muy deprisa y lo arcade cada vez era más caro. El resultado fue el que todos conocemos...

      Gracias, yupikaie, por pasarte por el blog y dejar tu comentario sobre el tema. Saludos.

      Eliminar
  3. Yo viví muy poco el bom recreativo la verdad, pero creo que su principal declive fue la llegada del videojuego domestico, al comprar la consola y el juego, pudiendo hacer uso infinito de los mismos, además de que muchos árcade se portearon a consolas, la necesidad de desplazarse y consumir tanto dinero fue desapareciendo del consumidor medio, tampoco olvidemos como tu bien mencionas el espacio de las maquinas, al final con eso, con el auge de internet y demás tecnologías, estamos hoy como estamos... Con el árcade más como un recuerdo que como otra cosa... Ni siquiera en Japón se libran que cada vez anda más limitado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante muchos años convivieron ambos universos pero los arcades sobrevivieron porque eran siempre superiores a las versiones domésticas. Eso cambió con la llegada de Dreamcast y se confirmó con la PlayStation 2. Eso y el precio de las máquinas más grandes (2€ por partida) fueron una barrera demasiado grande para los salones.

      En Japón todavía aguantan y aquí ha surgido algún que otro salón en grandes superficies, además de las iniciativas "retro" que hay en varias ciudades pero vamos, ni de lejos tienen la fuerza de aquellos años en los que se llenaban hasta la bandera, especialmente los fines de semana o durante los recreos de los institutos...

      Creo que, de haber vivido ese tiempo, lo habrías disfrutado mucho a pesar de sus "cosas". Gracias, Spiegel, por pasarte y comentar sobre el tema. Saludos.

      Eliminar
  4. Aun recuerdo la primera vez que montaron un salón recreativo en mi pueblo, nos reuníamos allí todos los chavales del pueblo, cada uno con sus pandillas, era la época del MSX y el spectrum, jugar en un recreativo era una pasada, el Operation Wolf con aquella metralleta era lo más, tan solo duró unos años y cerró, íbamos creciendo, llegaban los 16 bits y en casa era mas barato jugar a los ports de recreativos que a las maquinas, cuando teníamos 18 años íbamos al cine de la capital donde estaba la maquina de SEGA Rally, una pasada pero caro, con la llegada de la Play todo cambio y los pocos salones que existian pasaron a mejor vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa fue en lineas generales la experiencia que tuvimos muchos (la mayoría al menos, pienso). Al principio nos fascinaban esos juegos y no dudábamos en gastar dinero en los recreativos pero, poco a poco, los sistemas domésticos fueron ganando terreno hasta que, al final, se lo quedaron todo...

      Gracias, Xisco, por pasarte por mi blog y compartir tu experiencia sobre este tema. Saludos.

      Eliminar