17 de julio de 2020

Esto ya no es para mí


Negar lo evidente y tratar de mirar para otro lado no va cambiar nada. Hay quienes afirman que estarán toda la vida haciendo una misma cosa, en este caso jugar con videojuegos pero si, como yo, llevan en esto décadas, por mucho empeño que pongan jamás los verán igual que al principio. También yo pensaba que esto no llegaría pero, al igual que cambiamos por fuera, lo hacemos por dentro y nuestra percepción no es la misma de antaño porque nosotros ya no somos los mismos...

No estoy diciendo que vaya a dejar de jugar con videojuegos, aunque tampoco voy a descartar que suceda en el futuro pero lo que sí puedo afirmar es que ya no me atraen como antes. Y no es una mala racha sino algo que se ha ido afianzando con el tiempo, a medida que el mundillo ha ido cambiando y dejaba de ser lo que fue para convertirse en lo que es, algo que a grandes rasgos cada día me gusta menos... si es que lo hizo alguna vez.

Todavía recuerdo, y creo que he hablado de ello alguna vez, como al contemplar aquellas viejas secuencias de introducción creadas con gráficos pre renderizados no podía evitar pensar en la posibilidad de llegar un día a ver juegos enteros con la misma calidad. Bien, a día de hoy no solo se ha llegado a dicho nivel sino que este se ha sobrepasado con creces, pues el aspecto de personajes y mundos es sumamente realista. ¿Debería sentirme emocionado ante semejante logro? Si pensara como hace veinte años tal vez lo estaría pero la realidad es muy diferente y no solo no me emociona sino que a veces incluso se produce todo lo contrario...

Pero lo más curioso es que vuelvo a ver las susodichas secuencias y vuelvo a sentir en parte la misma emoción que experimentaba de joven, lo cual se explica (creo) por el simple hecho del recuerdo que en mí evocan. Estoy emocionalmente ligado a ese contenido que disfruté un día y que todavía hoy puedo disfrutarlo de manera casi idéntica pero ello no significa que reniegue de lo actual y abrace todo lo "retro" porque, como en todo, hay cosas que me gustaron o gustan y cosas que no. No obstante, lo cierto es que cada vez me cuesta más encontrar algo de lo primero entre una cada vez mayor cantidad de lo segundo.

Por otra parte está también el tema económico pero eso es un punto que prefiero no tocar porque no cambiaría nada realmente, ya que no es cuestión de poder o no comprar más juegos sino de que lo hay me guste o no. Por esa razón llevo ya un buen tiempo pensando que esto de los videojuegos ya no es para mí, puesto que no tengo la misma ilusión de antes y tampoco es que tuviera mucha más que ahora, dicho sea de paso. A pesar de todo, aún seguiré jugando porque es algo que he hecho durante casi toda mi vida, si bien tocará adaptarse a las circunstancias tanto personales como del propio mundillo e intentar hallar cosas que despierten mi interés para que la mencionada ilusión no termine por desaparecer del todo.

Todo esto afecta por supuesto a otros aspectos como, por ejemplo, este blog. Mi intención es seguir escribiendo, aunque sea de forma más espaciada en el tiempo pero la sequía actual, junto al hecho de haber escrito sobre prácticamente todos los juegos que he jugado y disfrutado a lo largo de los años además de haber reflexionado sobre un montón de cosas del mundillo y contar mis vivencias personales al respecto hacen que sea imposible mantener el mismo ritmo de publicación que tenía hasta ahora.

Lo que sí he dejado, y esta vez de manera definitiva, son las redes sociales y en concreto Twitter, ya que me estaba volviendo a sentir saturado porque de hecho no es esta la primera vez que desconecto del tema pero tras volver a darme una oportunidad reafirmo que no puedo seguir allí, dada la enorme cantidad de contenido, para mí irrelevante, con el que soy bombardeado a diario. Por desgracia, las cosas que sí llaman mi atención son tan pocas que no me compensa ni el tiempo ni el esfuerzo que me supone, por lo que la decisión es firme y a estas horas ya no me encontraréis. Seguiré compartiendo mis cosas en Bloguers.net para el que las quiera leer...

Sé que os he comentado más de una vez cosas similares a través de varios artículos en este y otros blogs y puede por ello que peque de cansino y que penséis, no sin razón, que quejarme no me llevará a ningún lado pero tampoco me estoy quejando realmente. Tan solo estoy reconociendo una situación vivida día a día y que me ha conducido irremediablemente a un punto de no retorno en algunas cosas. Otras todavía continuarán, al menos por un tiempo, y como también he dicho en otras ocasiones, no me gustaría perderlas porque son parte de mi vida pero a día de hoy, y tal cómo está el tema, ya no puedo asegurar nada.

Espero seguir viéndoos por aquí mientras mantenga esta actividad pero, si no es así, siempre me quedará el recuerdo de haberos conocido (a unos más que a otros) y ojalá que os vaya bien en todo lo que os hayáis propuesto hacer en vuestras respectivas vidas. Saludos.

4 comentarios:

  1. La verdad Emilio, es que siempre me ha dado un poco de pena en la situación de hastio con el medio que te encuentras sumergido, no voy a decirte que la cambies, pero considero que quizás buscar un nuevo enfoque con el que enfrentarte a él, quizas haga más llevadero tu paso y más teniendo tu en cuenta tu larga trayectoria con este hobby...

    Por lo demás es lo que te dije una vez, si necesitas cualquier ayuda o con quien contar, sabes que estoy más que dispuesto, igualmente seguiré atento a tus escritos por más espaciados que estén.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No será porque no le he dado vueltas al tema durante todo este tiempo, pero siempre acabo en el mismo sitio. Es complicado, la verdad, porque no es un único factor sino muchos los que se aglutinan para que esto pase pero estoy como dices buscando otras formas de continuar en el mundillo, y seguir escribiendo aunque sea de tanto en tanto es una de ellas.

      Te agradezco especialmente que trates de ayudarme en esto, como también que sigas este pequeño blog que ya tantas veces he utilizado como válvula de escape para mis problemas personales. Lo dicho, gracias por estar ahí, Spiegel. Saludos.

      Eliminar
  2. Esto del blogging es así, yo mismo a veces quiero tirar la toalla y retirarme con dignidad pero siempre de una u otra forma regreso. También he pensado cambiar nombre, enfoque, cerrar mi blog original y abrir otro desde cero, mil ideas pero al final sigo con el mismo blog. Conozco eso que describes. Saludos y ya el tiempo dirá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mi actual desazón es con el mundo del videojuego, no con el blog, aunque la sensación es la misma. De hecho, este blog es de las pocas cosas que aún me ata a dicho mundo pero no sé por cuánto tiempo seguiré así.

      No obstante te diré que también yo he vivido la experiencia de cerrar un blog y dejarlo todo. Luego puede uno arrepentirse por la cantidad de horas y trabajo que se pierde al eliminarlo todo pero cuando se da el paso no hay vuelta atrás. De momento, aquí estamos...

      Gracias, Güevonadas, como siempre por pasarte y comentar tu experiencia. Saludos.

      Eliminar