21 de junio de 2020

Buscando un poco de sensatez


Todos tenemos una opinión propia, forjada con el paso del tiempo en base a la forma de interpretar el mundo que nos rodea que vamos adquiriendo y conformando a medida que acumulamos experiencias y conocimiento. También cuentan nuestra propia personalidad y la educación recibida durante la infancia, que nos hace aceptar o rechazar determinadas cuestiones que pueden (o no) llevarnos a tener ciertos prejuicios hacia algo o alguien diferente. Y lo sucedido con "The Last of Us II" es solo una muestra más de las muchas que, a día de hoy, se siguen viendo en el mundo de personas que expresan la suya de manera, digamos, no muy sensata...

Antes de nada, quiero deciros que no voy a entrar a juzgar el juego en sí porque no lo he jugado (ni creo que lo haga, más que nada porque tampoco lo hice con el primero). A pesar de ello, me gustaría en este post hablar sobre las reacciones de parte de la comunidad hacia el título de Naughty Dog y, más importante, hacia aquellos usuarios que sí lo están disfrutando. 

Dicho esto, todos sabéis lo ocurrido en Metacritic pero, por si alguien no ha estado al tanto, pasaré a resumirlo. "The Last of Us II" ha sido aclamado por la práctica totalidad de analistas del mundillo, si bien sus criterios no tienen por qué ser los nuestros pero ello no ha impedido que numerosos usuarios, descontentos con algunos elementos del juego como, por ejemplo, la condición sexual de su protagonista, hayan querido expresar su malestar haciendo lo que se conoce como "review bombing", que no es otra cosa que puntuar con notas bajas (normalmente un cero) al título en cuestión para hacer que baje su media total. Esta es una práctica bastante extendida en la comunidad que busca con ello hacer ver a las compañías que lo que han hecho no es de su agrado, y han provocado en más de una ocasión que el juego atacado reciba uno o varios parches con los cambios "solicitados".

Personalmente estoy en contra de estas prácticas e incluso del propio hecho de que todavía se puntúen los juegos, pues suele ser en lo que más se fijan numerosos jugadores y creo que la información que se dé de los mismos debería ser suficiente para valorarlos y decidir su compra. Podríamos verlo como una forma de protesta, similar a las manifestaciones que suelen invadir las calles cuando un determinado estamento, generalmente el gobierno, promueve normas o comportamientos que afectan a un determinado grupo o colectivo. Sin embargo, pienso que la mejor forma de demostrar ese descontento, en este caso hacia un juego, es tan sencilla como, simplemente, no comprarlo... pero dejando en paz a los que sí quieran hacerlo. 

Y es que lo del "review bombing", en casos como este, es algo totalmente absurdo que no va a ninguna parte, ya no solo por las "excusas" que se plasman para justificar la baja nota otorgada sino porque, en definitiva, el usuario es o debería ser lo bastante inteligente para saber juzgarlo por sí mismo y no en base a lo que otros puedan decir del juego en cuestión, sobre todo sin haberlo jugado. Pero hay quienes no se conforman y no dudan en rebasar la linea que separa lo que es la legítima protesta del acto delictivo...

Eso es lo que le ocurrió a una "youtuber" que había decidido retransmitir su partida de "The Last of Us II" para sus seguidores y que se encontró con la ira de un colectivo de extrema derecha que la atacó con numerosos improperios y amenazas que la obligaron a cesar esta actividad. Es evidente que el juego y su contenido solo han sido la "excusa" para que esta gente se lance a su habitual y patética cruzada pero duele igualmente ver hasta donde son capaces de llegar algunos cuando algo va en contra de todo aquello en lo que creen...

Pero dejando a un lado hechos tan deleznables, lo cierto es que polémicas en torno a algo o a alguien concretos siempre han existido y existirán, solo que algunos hacen más ruido que otros a la hora de expresar su opinión. Yo mismo he hablado varias veces en el blog de cosas que considero que no se trataron como se debía o que han sido aceptadas a pesar del perjuicio que nos supone como usuarios pero no han pasado de aquí dado que no he optado por dar un paso más allá y generar ese ruido que otros sí hacen para conseguir ser oídos (que no escuchados). ¿Debería haberme mostrado más enérgico, más dado a la polémica como otros para así hacer llegar mi mensaje? Alguno puede pensar que sí pero a mí no me nace eso de comenzar a soltar "perlas" para llamar la atención. No va conmigo, no es mi estilo. 

Por contra, prefiero plasmar mis pensamientos de forma libre, dejando que otros los conozcan y valoren por sí mismos. Al final todo se reduce, como dije al principio, a una mera cuestión de opinión. El problema radica en la forma de expresarla y en la tolerancia de cada uno hacia la que es contraria a la propia, y es aquí donde creo que deberíamos incidir en la búsqueda de esa sensatez que en muchos parece no existir. Solo cuando esto sea posible habremos dado un paso adelante como sociedad aunque ello no nos vaya a librar nunca del todo de las polémicas futuras. O sí, quien sabe...

4 comentarios:

  1. Buscar un poco de sensatez en gente de opiniones extremas es completamente contradictorio. Lo mejor es silenciar sus protestas simplemente ignorándolas.
    Justo lo contrario de lo que se hace, ya que si se permite el review bombing y encima de habla de ello cuando sucede (y que conste que me refiero a webs grandes como Vandal, no a que en un humilde blog como el tuyo aparezca tratado el tema), estás alimentando al trol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que a día de hoy es una misión imposible (bueno, hoy y quizá siempre). Cuando hablo de sensatez no me refiero a que moderen o varíen su opinión sino a que la expresen de forma adecuada, sin radicalismos pero claro, supongo que pedir eso en alguien radical es como tratar de hacer que un perro deje de ladrar o un gato de maullar.

      Y respecto a lo que comentas del "review bombing" (y otras cosas, que las hay), no lo he dicho pero creo que si se permite y se habla de ello es porque da visitas y con ello fama e ingresos, tanto el servicio en sí mismo como siendo noticia, y las compañías lo saben y no les importa, como dices, "alimentar a los trols" si con ello se benefician...

      Vivimos por desgracia en un mundo hipócrita, por mucho que algunos traten de cambiarlo. Gracias, atparrot, por pasarte y comentar el tema. Saludos.

      Eliminar
  2. Para bien o para mal, el Internet es como el viejo oeste, y me gustaría que así permaneciera. Siempre existirán los extremos pero al final en privado, la gente jugará lo que desee jugar y se verá en los reportes de ventas si el juego verdaderamente fue o no un éxito. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Internet es, para una gran mayoría, el último bastión de la libertad de expresión y opinión, y desean que siga siéndolo. El problema es que muchos confunden estos términos con los de la imposición de sus criterios e ideologías, faltando al respeto o, mucho peor, coaccionando y amenazando a quienes no se dejan someter. Y cuando esto ocurre, no podemos mirar para otro lado como si no pasara nada.

      Respecto al disfrute de los juegos en privado estoy de acuerdo conque al final cada uno juega a lo que le gusta. Lo malo es que no son pocos los que, como en otros ámbitos, utilizan los videojuegos solo como una excusa para sembrar el caos en la comunidad.

      Gracias como siempre, Güevonadas, por pasarte y plasmar tu opinión sobre el tema. Saludos.

      Eliminar