24 de abril de 2020

Hacia un cambio de hábitos


Una de las cosas dentro de este mundillo de los videojuegos que más me gusta hacer es disfrutar de los viejos títulos que todavía conservo, a ser posible en su forma original. Es decir, haciendo uso del sistema para el que se crearon. Y eso estuve haciendo hace un tiempo con la Saturn, cuando apenas habían pasado dos semanas de confinamiento dentro de este estado de alarma que estamos viviendo por la pandemia del Covid-19. Pero dos sucesos, a los que se ha unido un tercero en la Xbox, me han hecho replantearme esta afición o, más bien, la forma en la que la he enfocado hasta ahora.

Todo comenzó cuando la consola dejó de leer el "Worldwide Soccer '97". Aparentemente el disco no presentaba daños serios más allá de las típicas marcas provocadas por el uso. Sin embargo, comencé a preocuparme más cuando noté que el "NIGHTS into Dreams" mostraba fallos de lectura, llegándose incluso a reiniciar la consola en alguna ocasión. Realmente poco importa si el problema está en la consola o en los juegos porque el quid de la cuestión va más allá y refleja una cruda realidad, la de un final (temporal o quizá permanente) que nunca se piensa que ha de llegar pero que parece que lo ha hecho...

Dicho de una manera llana, puedo decir que el uso de esta consola ha concluido al menos hasta que tenga la oportunidad de tratar de reparar el posible fallo si es que este proviene de la máquina porque, si son los discos los culpables, nada se puede hacer salvo sustituirlos por otros y dado los altos precios que se manejan a día de hoy en el mercado de segunda mano, mucho me temo que me quedaré sin poder volver a utilizarlos. Y lo mismo es posible que me acabe pasando con la Xbox, que ha comenzado a mostrar signos de fallo a la hora de leer el "Project Zero", juego que hasta ahora estaba jugando sin el menor problema. Un hecho en principio que podría achacar al estado del disco si no fuera porque me ha sucedido lo mismo con un par de películas en DVD...

Esto me ha hecho reflexionar sobre una posibilidad que en mi interior siempre me negué a aceptar, y que no es otra que la de no poder seguir disfrutando de estos juegos que conservo en físico y que, en efecto, representan muy bien uno de los mayores "contras" (quizá el mayor) de este formato, pues los juegos digitales no se "rayan" ni hay que volver a pagar si nos deshacemos de ellos o los perdemos. A pesar de todo, sigo prefiriendo en la medida de lo posible el disco pero esta claro que cosas como esta te hacen pensar sobre su fiabilidad a largo plazo, que por otro lado es casi la misma que la que tiene lo digital. ¿O acaso creéis que todo lo que hemos ido descargando va a seguir disponible 20 años después de su lanzamiento en los servidores de la plataforma para la cuál lo compramos? Ojalá fuera así pero va a ser que no.

Por fortuna, la ausencia de soporte físico no impide jugar a ciertos juegos al existir la opción de la emulación, ya sea en el ordenador o mediante una de las múltiples consolas "mini" que han aparecido y que, aunque ya con una menor frecuencia e impacto, continuarán haciéndolo mientras haya un público dispuesto a adquirirlas. Claro que esto solo es aplicable a lo más añejo, que es a su vez lo más sencillo de emular porque los sistemas más modernos no verán en mucho tiempo su correspondiente réplica, si es que alguna vez lo hacen. En este último caso solo se puede confiar, como ya dije antes, en la disponibilidad de dicho contenido en los servidores de la compañía de turno y que este sea compatible con las nuevas máquinas que vayan saliendo con los años. Eso, claro está, mientras sigan haciéndolas, que ya veremos por cuánto tiempo será...

Todo esto me lleva a pensar que quizá haya llegado el momento de guardarlo todo para no volverlo a sacar, o bien de dar el paso y buscarle rédito económico pero no me gustaría deshacerme de nada por cuantos buenos recuerdos me trae el simple acto de ver y tocar cada uno de los juegos y máquinas que poseo. Probablemente acabará todo en el fondo de algún armario, de donde solo saldrá en las contadas ocasiones en las que deba limpiar y reordenar el contenido o para mostrarlo a alguna visita. Mientras, seguiré con lo más o menos actual, siempre y cuando el hardware no diga "hasta aquí"...

No sé si daré el paso a la siguiente generación, pero sigo informándome de lo que ofrecerá cada una de las consolas y en base a eso decidiré. Cosas como la retrocompatibilidad, que antaño criticara, se vuelven ahora indispensables de cara a un futuro en el que no pueda hacer uso normal de los sistemas originales, por lo que se ha convertido en un elemento clave en mi decisión, inclinando en este caso la balanza a favor de la Xbox Series X de Microsoft. Pero por otro lado, la posibilidad de no disponer de ciertos juegos que pudieran quedar fuera de su catálogo no es algo que me haga especial gracia, y de ahí las dudas que albergo a día de hoy.

Lo que tengo claro es que, si deseo seguir en este mundillo, me voy a tener que adaptar a lo que hay, me guste o no, y no son pocas las cosas que no me gustan pero dado que no puedo hacer nada para cambiarlas solo me quedan dos opciones: o aceptarlas con resignación o dedicar mi tiempo libre a otras cosas y la verdad es que, después de tantos años visitando múltiples universos y disfrutando de gratas experiencias con un mando en las manos, me iba a costar mucho vivir sin todo esto...

10 comentarios:

  1. Vengase al lado oscuro (la emulación) muajajajaja!
    Na .... dale ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, los emuladores están muy bien y en ocasiones me entretiene probar juegos que no he tenido ocasión de jugar antes pero siempre falta ese "algo" que da lo original. Al final todo acaba muriendo, es ley de vida ¿no?

      De todas formas, se me abre otro camino, el de las compras digitales. Camino que ya he andado porque tengo mis cosas en dicho formato pero siempre que se daba la opción del físico lo cogía en este último. El "Hellblade", por ejemplo, lo pillé primero en digital y luego cayó en físico con la intención de poder preservarlo para el futuro aunque, visto lo visto, quien sabe si fue una buena idea pero lo hecho, hecho está...

      Gracias por pasarte y comentar, José Emilio. Saludos.

      Eliminar
  2. Yo las pocas consolas clasicas que me han ido quedando he acabado liberandolas y jugando mediante everdrive, pendrives y otros derivados, se que no es lo más correcto, pero como tu dices, el tener que gastar un dinero que no tengo en un solo juego (Aparte de encontrarlo disponible para su compra claro), cuando por menos puedo disfrutar de más y por más vías que no sea el lector, pues al final es lo que toca, al menos en mi caso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío es una mezcla de nostalgia y coleccionismo pero no es desde luego lo más práctico. Actualmente se imponen otras formas de disfrute, y no solo en lo clásico como bien demuestra el aumento de las ventas de juegos en formato digital. Una forma de consumo que, al menos en lo que se refiere al tema de las cajas y discos, es más cómoda, no ocupa tanto sitio y, lo más importante tal vez, alivia un poco la presión sobre el medio ambiente. Supongo que es cuestión de tiempo que todo el mundo acabe dando el paso, incluso los que nos resistimos a hacerlo...

      Gracias, Spiegel, por pasarte y compartir tu experiencia. Saludos.

      Eliminar
  3. Hola Emilio. Me encanta volver a leerte. Me parece una suerte conservar esa cantidad de consolas antiguas y poder seguir disfrutando de ellas. Lo que te puedo decir es que las cuides muy bien por qué pienso que son un tesoro. Yo desgraciadamente no conservo ninguna de mi niñez y me da mucha rabia no ha haberlas cuidado más.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo unas cuantas, la verdad, más de las que hubiera podido imaginar que tendría cuando era más joven y sí, me gusta tenerlas y usarlas cuando puedo. Sin embargo no sé si podré continuar haciéndolo en el futuro, pues como digo ya me han dado algunos problemas y no puedo permitirme ahora solucionarlos pero quizá más adelante pueda...

      Respecto al cuidado hago lo que puedo pero no tengo lo que se dice las mejores condiciones y por eso está amontonadas. Lo que quiero hacer cuando todo esto del virus pase y pueda es comprar algunas cajas de estas de plástico para meter en ellas cada una de las máquinas y sus correspondientes accesorios. De esa forma no solo estarían más ordenadas sino además protegidas del polvo y los roces de unas con otras.

      Gracias, Jose, por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  4. Es lo malo de las consola de lectores opticos: estan condenadas a morir debido al desgaste del lector. En cambio las de cartuchos se conservan mucho mejor al punto de tener disponible todavia cartuchos de Atari 2600 o de Nes que funcionan perfectamente.
    Y no creas que tenerlo digital es la solucion porque o el disco duro dice "adios", porque les gusta dañarse que da miedo por tanto proceso de lectura y escritura o te quitan el juego de la tienda virtual simplemente porque les dio la gana. Caso reciente: Wiiware. Me quedo con las ganas de jugar Contra Rebirth. Otro ejemplo: el de Ducktales Remake por temas de derechos.
    Lstimosamente siempre quedaran las paginas de Jack Sparrow que pareciera que preservan mejor el legado de las compañias que ellas mismas. He leido de muchas roms de arcade y consolas, e incluso juegos de pc que, sino hubiera sido de esta forma, se hubieran perdido para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyendo tus palabras me viene a la memoria la incontable cantidad de veces en las que he discutido con otros precisamente por defender eso mismo, que lo digital no está exento de "peligros". En efecto, si se te rompe un juego pierdes eso, un juego, pero si se te estropea el disco duro pierdes todo lo que hubiera en él, y si ocurre cuando los juegos ya no estén disponibles en los servidores de la compañía, despídete para siempre de volver a disfrutarlos a no ser que recurras a "vías alternativas" (ya sabes por dónde voy)...

      Y eso es lo que más miedo me da del futuro junto con la volatilidad de los títulos en activo, que un día están y como no te hagas pronto con él puede desaparecer sin previo aviso, algo que ya está pasando pero que con la Nube va a ser el pan nuestro de cada día. Y sí, hay que agradecer que haya gente que se preocupe por preservar contenido que la compañía dueña del mismo (si es que existe aún) no piensa seguir ofreciendo si no es previo pago aunque tal y cómo están las cosas es un trabajo bastante arriesgado...

      Gracias por tu comentario, Volfir. Saludos.

      Eliminar
  5. Hola. Te vuelvo a interrumpir para recomendarte un juego. Como lei que te encanto el Horizon Turbo, puede que este tambien te guste. Es el 80's Overdrive. Lo malo es que solo esta en 3DS y ahora va a salir en Switch. Pero creo que esta en Pc. Tiene una pinta espectacular y recuerda mucho a juegos como Top Gear y Chase HQ. Espero te guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había visto ya imágenes y vídeos de ese juego y en efecto luce una buena estética ochentera. Sí, quizá sería una buena compra aunque por desgracia no creo que lo cate, al menos a corto plazo porque tampoco juego en PC. Si eso cambiase algún día pues tal vez lo mire...

      Gracias de todas formas por la recomendación, Volfir. Saludos.

      Eliminar