viernes, 8 de noviembre de 2019

Shenmue (Dreamcast)


Me habéis visto hablar muchas veces de "Shenmue" y de lo que para mí significa pero todavía no había dado el paso de reseñar los juegos que conforman esta gran saga. Eso cambiará hoy con este artículo, en el que ya por fin, y con motivo de la salida al mercado de la tan esperada tercera entrega (de la cual escribiré cuando llegue el momento), toca hablar del título que construyó la leyenda y cambió para siempre la concepción que se tenía hasta entonces de lo que era un videojuego de acción y aventura...

"Shenmue" nos pone en la piel de un joven llamado Ryo Hazuki que tiene la desgracia de ver cómo su padre es asesinado por un misterioso sujeto, Lan Di, sin poder hacer nada para evitarlo. Desde ese mismo instante será el pensamiento de la búsqueda de venganza el que guiará sus pasos, por lo que iniciará una investigación que pueda dar pistas sobre el paradero de ese hombre, preguntando en primer lugar al vecindario y más adelante, a medida que avancemos en la trama, en otras zonas.


Pero lo que hace especial a "Shenmue" es que no será necesario hacer esto continuamente, de manera lineal, sino que en cualquier momento podremos "apartarnos" del objetivo principal para llevar a cabo otras actividades tan diversas como entrenar nuestros movimientos de artes marciales, comprar diversos artículos en las tiendas, conseguir juguetes en las máquinas de bolas, echar unas partidas a los dardos, a las máquinas tragaperras o a alguno de los clásicos de Sega disponibles en los salones recreativos e incluso manejar una carretilla elevadora en el puerto.


El manejo de Ryo es ciertamente un poco tosco, sobre todo para lo que estamos acostumbrados a ver hoy, pero responde bien a las órdenes del jugador. Las acciones que podemos realizar dependerán del contexto en el que nos hallemos, con lo que los controles variarán en función de si estamos en el "modo libre" o sumidos en una pelea. Respecto a esto último, aquellos que estén familiarizados con la saga "Virtua Fighter" y en concreto con Akira Yuki no tendrán ningún problema para ejecutar muchas de las técnicas de Ryo puesto que son en buena parte las mismas y se realizan de idéntica forma.


Además del avance normal y de las escenas de lucha, otra forma de interactuar en momentos puntuales será lo que se conoce como Quick Time Events, secuencias en las que el juego nos avisará del instante justo en el que tendremos que pulsar un botón o movernos en una determinada dirección para continuar. No hacerlo no implica perder nuestro avance, ya que a menudo tendremos cierto margen de error pero puede que el final no sea el que esperamos o que debamos repetir la secuencia hasta hacerlo bien.


Podría decir mucho más acerca de todo lo que podemos hacer en "Shenmue" pero no quiero alargar demasiado el post, además de que es mucho más divertido descubrir todo lo que ofrece por uno mismo. Solo añadiré que si bien disponemos de un margen amplio de tiempo, hay que tener muy en cuenta el paso del mismo pues algunos acontecimientos solo tendrán lugar en momentos concretos del día, por lo que lo más normal es que la primera vez que se juegue no se descubra todo. Por otro lado, si no acabamos el juego antes de una fecha determinada (que ahora mismo no recuerdo), el juego finalizará con una secuencia que habremos deseado no ver, teniendo que volver a empezar desde el principio.


Hora es de comentar la parte técnica de "Shenmue", empezando por un grandioso apartado visual que recrea una serie de enclaves reales del Japón de los años 80 en los que una vasta cantidad de personas vive ajena e independiente al protagonista. Resulta obvio, y no por ello es algo malo, que la mayor parte no poseen el mismo buen acabado de Ryo y otros personajes principales pero aun con todo lucen bastante bien para la época. El ciclo día/noche está muy logrado, con una iluminación acorde a cada instante y los diferentes climas aportan también su toque a la ambientación general.


Pero donde creo que todo lo que diga se quedará corto es en lo referente a la música del juego. Compuesta en buena medida por piezas de corte oriental, en numerosos momentos cautiva al jugador y lo sumerge de lleno en el ambiente y la historia haciendo que empatice con el protagonista y su causa, aunque no es por supuesto el único personaje al que se le acaba cogiendo cariño. Lo que puede echar atrás es el hecho de que "Shenmue" viene completamente en inglés, por lo que si no se domina dicho idioma uno puede sentir que no va a enterarse de nada pero podéis estar tranquilos porque el nivel de las expresiones utilizadas no es complicado y en ningún momento se pierde el hilo de modo que, si se salva este escollo, el juego se disfruta plenamente.


Así es, a muy grandes rasgos, este "Shenmue" en su versión de Dreamcast. Naturalmente, podéis optar por las remasterizaciones que se lanzaron hace un tiempo para PlayStation 4 y Xbox One, y que cuentan con algunas mejoras pero también os digo que jugarlo en el sistema original tiene "un algo" que no os darán las plataformas actuales aunque también puede que esto último sea solo producto de la nostalgia que muchos sentimos cuando echamos la vista atrás y volvemos a recordar el juego que lo cambió todo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario