16 de junio de 2018

Sin sonido no es lo mismo


Viernes, 15 de junio de 2018. Estaba, como mucha gente, viendo el partido del mundial de Rusia que enfrentaba a España contra Portugal. Aguanté lo que pude la retransmisión hasta que llegó un momento en el que dije: "Basta", y cerré la aplicación del móvil. ¿El motivo? La absoluta parcialidad de los comentaristas, que alaban cualquier cosa de "su país", sea buena o mala, mientras desprecian o hacen burla del rival, cosa que en apenas media hora que vi del encuentro sucedió en demasiadas ocasiones. En consecuencia decidí no ver ningún partido más de España y ya veremos si del resto de selecciones a pesar de que, en estos casos, se muestran más comedidos e imparciales...

¿Y qué tiene que ver todo esto, os preguntaréis, con los videojuegos? Pues más de lo que puede parecer a simple vista. Veréis, más de uno me aconsejó que, para no tragarme las sandeces de los comentaristas, lo mejor que podía hacer era quitar el sonido y verlo así. A priori parece una buena idea, ¿no? Así se puede ver fútbol sin tener que sufrir por escuchar cosas que no se desean oír pero, ¿y lo que sí?

Pensad ahora en, por ejemplo, una carrera de coches o de motos en esas condiciones. Yo lo he vivido porque también aquí he sufrido lo mismo y probé a hacerlo así. Al final acabé dejando de ver dichas competiciones y no las sigo desde hace años. Y es que cuesta mucho meterse en una carrera si, además de ver a los pilotos y sus vehículos, no escuchas el sonido de los motores, su aceleración o el chirriar de los neumáticos al clavar los frenos ante una curva cerrada. Todo esto puede que no sea importante para muchas personas pero lo es para quienes de verdad aman esos deportes y el mundo del motor en general.

Pensando sobre esto, no tardé en llegar primero a las películas y/o series de TV y, finalmente, a los videojuegos. He hablado sobre la música y su importancia a la hora de transmitir emociones. Probad, aunque sea solo en vuestra mente, a cambiar la música de una situación concreta por otra que no pegue nada con lo que vemos. Imaginad por ejemplo que durante una batalla fantástica tipo "El Señor de los Anillos" oyéramos, en vez de una melodía épica, una canción pop de los 60 o 70. La batalla seguiría siendo la misma en lo visual pero para nada sentiríamos la misma emoción, ¿verdad?

En los videojuegos el sonido es incluso más importante porque puede jugar un papel importante en su desarrollo. Ahí tenemos por ejemplo los juegos de sigilo en los que tenemos que estar alerta de la presencia de enemigos a los que sí, puede ser posible detectar con la vista pero también con el ruido de sus pasos al acercarse a nosotros. Y qué decir de los de terror, cuya atmósfera opresiva se basa mucho en el sonido del ambiente. Si, una súbita aparición de un ser extraño nos haría dar un salto del susto pero durante el tiempo en el que no pasara nada, todo sería insulso.

Y no hablemos de esos juegos en los que, deliberadamente, el sonido es crucial para meternos en la piel del personaje y así empatizar mejor con él y con su situación. "Hellblade" sería un caso perfecto de esto pues no sería lo mismo si no pudiéramos escuchar las voces que resuenan en el interior de la mente de Senua por mucho subtítulo que se nos muestre en pantalla y, de hecho, ya el propio juego recomienda disfrutarlo con cascos por esta misma razón.

Ninguno de nosotros, a no ser que por desgracia se padezca de sordera, estamos dispuestos a prescindir del sonido ni en los videojuegos ni en ningún otro ámbito de nuestra vida cotidiana. Los sordos, máxime si llevan mucho tiempo sin oír nada, ya están acostumbrados a ello y no lo echan de menos pero ello no implica que quienes sí podemos debamos hacerlo y es esto, volviendo al tema del fútbol y en concreto al mundial, lo que me hizo pensar que, para quitar el sonido a la retransmisión y limitarme solo a ver la pantalla, mejor no lo sigo y punto. Otra cosa sería que se pudiera, como en los juegos, desactivar solo aquello que te incomoda, en mi caso los comentaristas, sin que nada más se viera afectado. Entonces sí que no tendría ningún problema...

Y es que el comportamiento y la, a menudo, evidente falta de deportividad y respeto que muestran estos "profesionales" es algo que daría para hablar largo y tendido de cómo a esta sociedad tan rebosante de hipocresía se le llena la boca con mensajes sobre la educación en estos y otros valores pero luego quienes tienen gran influencia sobre el resto no los aplican en pos del morbo, la polémica y, por supuesto, la venta y sus beneficios. Pero bueno, como tampoco es un tema que tenga relación directa con los videojuegos, lo dejaremos estar... al menos en este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario